Sin título

El zinc se encuentra recostado en sábanas ensangrentadas,

ocultando canciones de amaneceres cálidos;

de décadas manchadas por malabares carismáticos

dejando atrás sonrisas decaídas entre maderas astilladas.

Legados que permearon entre promesas y hacia un rostro conocido,

provocándolo un llanto que aterró

a los peores de los delincuentes.

Y esos delincuentes aún lloran.

Y esos delincuentes aún agonizan.

Las migajas ya no son oros

y el oro ya no es prioridad;

la muerte se presentó ante brazos caídos.

Pero los mares nunca dejaron retumbar paredes

y de las lenguas saldrán nuevas canciones, decían.

No hay fin en la sobrevivencia

pues nutre de la transición

y lo que fue socavado resurge ante nuevos cuerpos y pensares.

De la amenaza nacen cuatro cuentos de desafío.

Desde el horizonte, seis amaneceres de comunión.

Cuatro historias que claman por el espacio merecido,

salido de cinco delincuentes que conocieron la tempestad

para relatar lo que no contaron las sábanas ensangrentadas.

Por: Carlos Vélez

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close