El amor de la humilde niñez

Emoción. Reacción a su presencia.

Es la niña que mi corazón espera.

Sentado al lado de ella,

me mira y me besa.

Mi primer beso

¡Qué raro fue eso!

Mis manos agarraba

mientras yo temblaba.

Ha empezado la escuela;

una carta le escribo a ella.

Dice con ternura

que mi corazón pertenecía a ella.

Un sí y un no abajo estaban

para que con su hermosa mano lo marcara.

Al salir de clases

con ansias espero la carta.

Un “SÍ”, marcado estaba.

¡Qué felicidad mientras la miraba!

Al otro día en la escuela

secreteando nos encontraban.

No juntos, con las amistades

contándoles el secretito de mi vida.

“La niña más hermosa.

Noble de alma, humilde de corazón”.

También les decía

que era la niña de mi vida.

Al crecer me acordaba

de la niña que amaba.

Aunque me dijeran que no sabía amar,

A ellos yo les decía:

“Así como el carpintero usa su sinsel,

mi amor fue de mi humilde niñez”.

By: Andrew Macor

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close