Día de Gritos

Día no se que rayo desde que dejé de canvassear para “The Fund for the Public Interest”. Tiempo estimado: 9 meses. Una jeva mía se suicidó, mi madre padece de presión alta por estar tomado Pepsi de dieta y por estar permanentemente encabronada. Mi papá hace una miseria trabajando a comisión con 30 años+ de trabajo y mi tía fue injustamente despedida en el trabajo a base de enfermedad, lo cual debería ser lugar para que ella recrimine, pero le tiene miedo a su ex boss. Un primo mío esta deprimido, otro primo mío es parte de los “College Republicans”. Estoy regresando a Puerto Rico después de intento a diasporar en Chicago, dejando pocas amistades, pero una tremenda jeva. No acabo de encontrar trabajo. Tengo maestría. Y deuda. Yeah, esta es mi puta vida.

 

Alrededor del 2015-2016, yo sabía que la isla se iba a la mierda. Agapito fue a pedirle a los federales que perdonaran la deuda creada por súper corrupción y irresponsabilidad gubernamental. Algo que el claramente era parte. Este adúltero procedió a llamar una bestia anti-democrática conocida como la Junta de Control Fiscal. Al mismo tiempo, Puerto Rico eligió a Ricardo Rosselló como gobernador. “Esto va a terminar en desastre” pensaba yo y mis panas politólogos/artistas que todo esto olía a “peje’ maruca”. No se pudo ir a protestar a Washington y la Junta nos cogió desprevenido. Eventualmente conocí a Natalie Jaresko en UChicago, quien admitió que la Junta era antidemocrática, pero trataba de evadir la idea que la Junta era instrumento de la austeridad. Mi mayor vergüenza fue que no protesté en contra de ella en honor a todo el sufrimiento que la isla ha sufrido. No se si yo hubiese actuado diferente en esa situación.

 

El 13 de julio, aproximadamente 2 años luego de María, año y medio luego que Ligia Nélida Santiago falleciera por la última vez, y a finalizando el mandato de Ricardo Rosselló, un chat fue filtrado. Un chat incriminando el gobernador y sus funcionarios de gobierno demostró lo hiju’e puta que es Ricardo Rosselló. Además de las pendejaces soeces de índole frat boy, hubo evidencia de manipulación de los medios de información, comunicación de detalles gubernamentales sensibles, intento de sabotear sus oponentes y otras actividades ilegales o de legalidad dudosa. Esto ocurre al mismo tiempo que se le imputan cargos a Julia Keleher y otros funcionarios de gobierno de corrupción y de mal uso de fondos. Anda pa’l carajo el timing era 10/10. El leaker es un héroe nacional.

Ahora, Julia Keleher va pa las cortes en 2020. Pero esta cuestión de Ricky esta fuerte. Hay investigaciones a la esposa y su gabinete, los federales están pa’ matar, y el pueblo de Puerto Rico esta encabronado. Mis padres, fieles anexionistas, no quieren que Rosselló siga en el poder. Es más, sus costumbres políticas están finalmente entrando a la reflexión, de tal manera que mi hermana apolítica, atea, y la verdadera oveja negra familiar los ha convencido de que ella marchara el 22 de julio de 2019. La marcha millonaria. Antes de la marcha millonaria, la semana pasada se marchó y protestó que inspiró al pueblo que andaba escondido entre las montañas, los caseríos, y en la guaynabichería. Ya no eran los cuatro gatos académicos de la iupi o las uniones. El pueblo se despertó y dijo basta ya.

 

  1. Yo entré a la maestría. Pensé que el mundo iba a sonreír por fin luego de comenzar la transición a la verdadera adultez. ¡Y boom! Huracán María se putió a Puerto Rico durante septiembre. Sobre 4,000 personas murieron gracias a los efectos del huracán. Y el gobernador intentó cubrir ese número. Mano cabrón, tiene suerte que María como tal no mató a mi abuela, pero hay que tener cojones. Pienso en todos los suicidios, enfermos, y viejitos que murieron por la falta de atención médica. Y al ver lo que esta ocurriendo ahora, este despelote va a seguir creciendo y creciendo.
    Entre el 3-4 de agosto regreso a Puerto Rico con la cola entre las piernas. Sigo buscando trabajo, aunque sea part-time para no ser una lapa para mis padres. Estoy en un proceso de re-motivar mi escritura. Más que nada, me gusta crear historias. Vivo por las historias que nos contamos. Sean estas ficticeas, reales, o una mezcla. Hay una historia real de un pueblo que, viendo pruebas de abuso, ha dejado de ser domado y dócil. Unidos en contra de un mal común, algo que yo no esperaba.

No se el día que esto se lea. Yo me encuentro desesperado con ganas de gritar. Todos los días desde que entré a la maestría y luego, quiero gritar. Pero, aquí hay un secreto: yo incité a los manifestantes antes de entrar a ver a Jaresko. Yo constantemente hablé sobre la situación que nos íbamos a encontrar con mi familia y a la larga me han dado la razón. Un día, voy a gritar. Viendo lo que esta pasando en Puerto Rico, me llena con sentimientos agridulces. La lección: un día vamos a gritar, y luego no se dejará de gritar hasta que se escuchen. Gritos de ira. Rencor. Venganza. Tristeza. Desolación. Hasta luego abrir paso a la esperanza.

Un millón de boricuas gritaron el 22 de julio de 2019.

 

Por: José Porrata

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close