Entre voces

Era un día común y corriente. Como el resto de aquellos días que había vivido a lo largo de mi vida. Sino estudiaba, talvez trabajaba o le resolvía algún asunto o emergencia a algún familiar que lo necesitase…A pesar de no merecerlo en ciertas ocasiones.

Pero aún así ayudabas y buscabas la manera de ver el lado positivo a las cosas.

Siempre he tratado de escuchar a los demás. Incluso he creído fielmente en aquello que decían sin importar que fuese una mentira.

Y poco a poco fuiste limitándote. Asumiendo responsabilidades que no te incumben. Le cogiste pena a aquellos que han vivido décadas de pobreza y luchas interminables. Quisiste ayudarlos a que forjaran un futuro mejor por medio de un cambio en sus vidas. Les diste aquello que no tenías y no te importó si lo fueran a aprovechar para su propio bien o no.

¿Y ahora? ¿Qué soy ahora? Un alma solitaria que le teme a aquello que le es desconocido y le promete felicidad eterna. Felicidad que solo se obtiene con el corazón y no con los pensamientos. Felicidad que se obtiene con hacer las cosas sin pensar en las consecuencias. Un acto erróneo, ilícito, prohibido para algunos seres que se hacen los más puritanos.

Pero que te hace sentir que eres un organismo vivo. Un organismo cambiante y dispuesto a evolucionar a base de sus errores.

Me hace sentir humana.

Sin embargo, te escapas en tus mismas memorias. Imaginas momentos que nunca ocurrirán a menos que cambies de ambiente. Esos eventos que podrían tener una posibilidad si sólo te dieras la tarea de vivir sin ataduras. Pero hasta que no dejes tu alma de anciana, no podrás vivir tu eterna juventud.

No soy la única que pasa por estas situaciones.

Solo una persona enferma podría tener en mente estas situaciones. Eres un defecto. Algo fuera de la norma dictada en la familia donde naciste y creciste. Nadie te considera cercano hasta que te necesitan para una situación temporera. Y cuando viene la calma después de la tormenta, ¡Poof! Desaparecen.

Quizás soy un ente que no merece este mundo. Quizás tengo un propósito más allá del que las personas normales pueden entender. Tal vez lo mío no esté escrito en este documento u escritorio.

Eres un alma libre, condenada inocentemente a vivir entre las rejas.

Hay un mundo muy grande como para desperdiciar una vida sin descubrirlo.

Maldita sociedad capitalista que te obliga a mantenerte en lo cotidiano. Vete, ¡Huye de este lugar y vive la vida que deseas!

No es tan fácil como parece.

Hay personas cercanas a ti que viven la vida a gran plenitud sin necesidad de hacer la mitad de las cosas que haces. Ellos viven, comen, sonríen, lloran pero son felices. Tu puedes ser feliz. Se feliz como ellos.

Ganas no me faltan para ser feliz como ellos, pero no importa cuántas veces lo intente, siempre acabo de la misma manera. Sola.

Te haz acostumbrado a tanta soledad que le temes a la compañía. Tienes una buena base, considerando las cosas que pasaste hace varios años y la manera que muchos te siguen tratando…

Debo ser fuerte. He llegado muy lejos siendo de esa manera y me he ganado el respeto de muchos.

De nada vale tener cien puestos importantes y mil títulos prestigiosos si tu corazón sigue muerto. De nada vale ese esfuerzo si tu corazón aún no llena ese vacío que te crearon hace muchos años cuando eras niña. Tantas burlas, tantas penurias, ¿Recuerdas aquellos momentos?

Los recuerdo. Esos momento en los que acudía a “los mayores”, por ayuda y echaban el problema a cosas de niños. Esos sermones que incitaban a la no violencia en la escuela y momentos luego, los veías formando parte de una discusión acalorada. Hipocresía. Esa misma que te decía que eras una niña buena de frente y a espaldas murmuraba lo bruta que eras, o lo flaca que te veías, o lo tonta que le parecías a ellos.

Pero ahora tu eres más que ellos…

Si, soy lo suficiente como para valerme de mí misma sin la necesidad de que me vengan a ayudar. Aunque….

Aunque aveces te gustaría tener algún tipo de compañía. Una proveniente de alguien que te vea no como una herramienta sino como un ser que ama, que siente.

Una que provenga de el…

Una que provenga de el. Pero no es así y aunque lo fuera, no puede ser. Al menos es lo que hemos entendido de sus señales.

Si es que hay alguna señal.

Exactamente.

Es irónico. Y pensar que nosotras seguimos siendo lo suficientemente optimistas como para pensar que tenemos una oportunidad con alguien como el. A fin de cuentas, ¿Como llegamos a esto?

Bueno, el hecho de que es lindo, carismático, inteligente, gracioso, fácil de entablar una conversación, curioso y recuerda las cosas que le contamos aporta algo, ¿No?

Si pero hay algo más allá. Algo que lo hace especial.

¿Su sonrisa? ¿Sus ojos? ¿Su sentido del humor? ¿Quizás el que sea elegante?

Me hace sentir diferente. Como si significara algo para alguien más allá, fuera de lo académico y professional. Me hace sentir un nuevo nivel de seguridad, de confianza… Me hace sentir humana, me hace sentir-

Mujer.

Si. Pero… no creo que me vea de esa forma.

Bueno, ya lo hemos intentado en ocasiones pasadas. Y seguimos igual. Tal vez sea cuestión de tiempo.

O tal vez no sea para mí de la forma en que lo veo.

Eso es doloroso. Muy doloroso.

Sería volver a la costumbre de ser aquella que ama en silencio.

No lo niegues. No regreses a ser ese robot que borra todo sentimiento de su alma por un amor que no sabes si será reciprocado.

Y al parecer me quieres condenar al eterno sufrimiento del “y si pasa”, ¿Verdad?

Pueeede ser que si, pero debo admitir que también deseo verte sonreír. Proyectar felicidad. Permíte a tu alma ser vulnerable. Autorízate a ser humana.

Que ser tan complicado somos. Vale, te haré caso pero recuerda que todo puede quedarse en el limbo.

O todo puede llegar a ser algo más prometedor de lo que esperas. Confía, que tu momento llegará cuando menos lo esperes.

 

Por: Carmen Angélica Figueroa Guzmán

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close