Retiro (el oficial)

Busco mis zapatos perdidos, sin
poder identificar mis emociones.
Organizo mis pocas fuerzas.
Acostumbro, por alguna razón, a
hacerme las mismas promesas,
mil veces y a golpearme el pecho
con los mismos juramentos ostentosos.
Pero, como quien se cansa de dar y
jamás algo recibe: me cansé.
Retiro mis apuestas,
mis denuncias, mis proclamas,
mis banderas, mis impulsos.
Mis oraciones, mis plegarias,
mis encomios.
Y me dedico a socavar mis propias
mentiras disfrazadas.
Descorro el velo. Quiebro las piedras.
Cual veterano, que hubo dejado todo
en la trinchera y ahora descansa: me retiro.
O como quien termina la lectura
de un libro, que jamás entendió: me resigno.
E iré tras un vacío indefinido,
indescubierto.
Y te confieso: tengo miedo.
No sé qué veré fuera del cielo de tus
vestiduras (que me protegían).
Pero, vale más la vida, que la espera
de la muerte.
Expido media carta con poquitas
palabras y una frase.
Al emprender mi camino, habré hablado
ya con fuerzas incorruptibles,
para que regresan tu memoria, a cuando
solías ser tu mísera tú.
No quisiera regresar a ver como
se derrumban tus altares.
¡Ojalá! y prospere tu vida, aunque fuera
un poco.
Dejó de ser asunto mío.
Hasta luego… Hasta nunca…
Por “El Emperador”
Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close